• Celia Rivero

Los vampiros emocionales en el trabajo y en tu vida

Hay que saber detectarlos, en tu vida diaria pueden gestionar y derribar tus emociones sin darte cuenta y esto no te hará brillar, mermara tu personalidad, tu autoestima y pueden hacer que pierdas la imagen que te representa. Tal vez sea tu compañero de mesa, alguien que se siente a tu lado en la oficina, tu jefe o tu empleado..., seguro que al menos una persona en tu área de trabajo es un vampiro emocional, según el libro Emotional Vampires at Work, de Albert J. Bernstein. Aunque no se limitan solo al ámbito laboral, también puedes tener uno en tu propia casa o quizás algún amigo o familiar. Se reconocen como “vampiros emocionales” a esas personas que en lugar de beberse tu sangre lo que consumen es tu energía emocional. “Cuando estás a su lado sientes que te absorbe la energía, la vitalidad, las ganas de vivir y la positividad, te deja hundida, sin fuerzas y con un sabor negativo”, explica la doctora en psicología Isabel Aranda,son seres oscuros que se alimentan de la felicidad de los demás y solo dejan desolación a su paso. Es una de las situaciones más complicadas e incómodas que se pueden vivir en el ámbito laboral “Cuando tienes un compañero de trabajo que no hace más que quejarse continuamente y todo lo que transmite es malo y nada positivo, acabas por contagiarte e incluso por llevarte esa situación a casa, a tu vida privada”. OJO!!! ¿Las emociones se contagian? Igual que hay personas que nos transmiten paz o alegría, hay quien transmite estrés o pesimismo. Las emociones negativas no son malas, lo que es malo es convertirse en un vampiro emocional y drenar la energía de los demás. Es importante diferenciar si un compañero tiene un problema porque está pasando por un mal momento, o si es algo que hace sistemáticamente porque es su forma de vivir. El libro de Albert J. Bernstein describe a estos perfiles tóxicos como antisociales, histriónicos, narcisistas, obsesivo-compulsivos y paranoicos. Como sobrevivir Hay que alejarse todo lo posible cuando esa persona esté actuando. “Puede ser de forma activa, nos vamos hacia otro despacho o mesa o bien evadiéndonos o pensando en lugares que nos transmiten paz”, las técnicas de relajación y respiración hay que ponerlas en práctica. “El vampiro va a seguir existiendo y ejerciendo mientras le sea rentable, si contigo no lo es, poco a poco desistirá, todo depende de nuestra actitud y saber hacer”. ¿Ya tienes localizado a tu vampiro? ¿Que acción has puesto en marcha? #permiteteconocerte #permitetelavida

19 vistas

© 2020 by Celia Rivero. Diseñado por Pura Menta Comunicación. Administrar